MIRA MI BLOG

El nombre de America

De nuevo es el Almirante quien nos da otra pista más para conocer el lugar de nacimiento del Descubridor, y es recogida por el padre Las Casas en su Historia de las Indias. Biblioteca de Autores Españoles. Año 1957,  (Capítulo CXXXIX, pág. 371), en el que nos relata que:

“… y llegó a las islas de Cabo Verde a 27 de junio; y vido la isla de la Trindad, martes 31 días de julio, y luego, miércoles, primero día de agosto, vido al Sur la tierra firme por la angostura de dos leguas, que hace con la isla de la Trinidad, que llamó la boca de la Sierpe, y a la tierra firme, creyendo que era isla, nombró la isla Sancta, y luego, el viernes siguiente, vido y descubrió a Paria, y llamóla isla de Gracia, por creer que también era isla.”

Vemos que, junto a la isla Trinidad, nombre con el que iniciaba sus escritos: “En nombre de la Santísima Trinidad…” asigna tres topónimos vinculados con su vida: boca de la Sierpe (recordemos  el enfrentamiento con una sierpe, a la que dio muerte y trajo a Castilla para que la vieran los reyes); Sancta y Gracia (topónimos del lugar de Santas Gracias, en Espinosa de Henares, del que nos dice Herrea Casado, Antonio, ( Crónica y Guía de la Provincia de Guadalajara. Diputación Provincial de Guadalajara.1983. pág 40):

“Sabido es que por este valle del Henares pasaba la calzada romana que desde Mérida se dirigía a Zaragoza, y según los cálculos descritos en los clásicos itinerarios romanos por la península Ibérica, esta zona del Henares por Espinosa corresponde a la población de Caesada. Es indudable la existencia de villas romanas y otras construcciones antiquísimas en el lugar denominado Santas Gracias, en la junta de los ríos (se refiere a los ríos Aliendre y Henares), pues allí se han encontrado numerosos y curiosos objetos arqueológicos de aquella época, estando necesitado el enclave de una investigación a fondo en este sentido”.

El padre Las Casas nos habla, en su ya comentada Historia de las Indias, de las injusticias que se cometieron con el Almirante por parte de quienes querían engañar diciendo que el descubridor del Nuevo Mundo fue Américo Vespucio, y, en uno de sus textos nos aclara qué nombre le puso Colón a las tierras descubiertas. Dice así:

“Desta falsedad o yerro de péndola o lo que haya sido, y de saber bien y por buen estilo relatar y parlar y encarecer Américo sus cosas y navegación, y callar el nombre de su capitán, que fue Hojeda, y no hacer más mención que de sí mismo y escribir a rey, han tomado los escriptores extranjeros ocasión de nombrar la nuestra tierra firme América, como si Américo solo, y no otro con él, y antes que todos, la hobiera descubierto. Parece, pues, cuánta injusticia se hizo, si de industria se le usurpó lo que era suyo, al Almirante don Cristóbal Colón, y con cuánta razón al Almirante don Cristóbal Colón (después de la bondad y providencia de Dios, que para esto le eligió), este descubrimiento y todo lo sucedido a ello se le debe, y cómo le pertenecía más a él, que se llamara la dicha tierra firme Columba, de Colón o Columbo que la descubrió, o la tierra Santa o de Gracia, que él mismo por nombre le puso, que no de Américo denominalla América” (las cursivas son nuestras).

De nuevo, el testimonio de cómo Cristóbal Colón deseaba que las tierras descubiertas llevasen el nombre de un topónimo próximo al lugar que le vio nacer.

Deja una respuesta