MIRA MI BLOG

DECLARACION DE LA CASA BLANCA SOBRE EL TEMA DEL COLUMBUS DAY

Estamos acostumbrados a leer en nuestra prensa declaraciones ofensivas y actos contra las estatuas de Cristóbal Colón.
Sin embargo, nada dicen de la opinión de la élite de la sociedad culta , que en todos esos países tiene una actitud bien
diferente.
Declaración de la Casa Blanca sobre el tema del Columbus Day. No aparecerá en la prensa española.

Skip to content

White House Logo
Economy
National Security
Budget
Immigration
The Opioid Crisis
Search WhiteHouse.gov

Proclamations
Presidential Proclamation on Columbus Day, 2019
Issued on: October 11, 2019

Share:

All News
On October 12, 1492, after a perilous, two-month journey across the treacherous Atlantic Ocean, Christopher Columbus and his crew aboard the Niña, Pinta, and Santa Maria landed in what is today The Bahamas. This watershed voyage ushered in the Age of Exploration, changing the course of history and setting the foundation for development of our Nation. Today, we commemorate this great explorer, whose courage, skill, and drive for discovery are at the core of the American spirit.
While Columbus sailed from the port of Palos under the Spanish flag, he took pride in the fact that he was a citizen of Genoa, Italy. The celebration of Columbus Day is, therefore, an appropriate opportunity to recognize the more than 16 million Americans who claim Italian heritage and to carry forth the legacy of generations of Italian Americans who helped shape our Nation. The United States greatly values its close bond with Italy, a longstanding friend, ally, and economic partner. Our relationship, built on shared values and a commitment to furthering peace and prosperity, continues to benefit both of our nations.
Columbus’s daring voyage to the New World brought two continents together, enabling a global perspective for the first time. The bold legacy of Columbus and his crew spun a thread that weaves through the extensive history of Americans who have pushed the boundaries of exploration. On Columbus Day, we draw inspiration from this intrepid pioneer’s spirit of adventure. We also affirm our commitment to continuing our quest to discover and better understand the wonders of our Nation, the world, and beyond.
In commemoration of Christopher Columbus’s historic voyage, the Congress, by joint resolution of April 30, 1934, and modified in 1968 (36 U.S.C. 107), as amended, has requested the President proclaim the second Monday of October of each year as “Columbus Day.”
NOW, THEREFORE, I, DONALD J. TRUMP, President of the United States of America, by virtue of the authority vested in me by the Constitution and the laws of the United States, do hereby proclaim October 14, 2019, as Columbus Day. I call upon the people of the United States to observe this day with appropriate ceremonies and activities. I also direct that the flag of the United States be displayed on all public buildings on the appointed day in honor of our diverse history and all who have contributed to shaping this Nation.
IN WITNESS WHEREOF, I have hereunto set my hand this eleventh day of October, in the year of our Lord two thousand nineteen, and of the Independence of the United States of America the two hundred and forty-fourth.
DONALD J. TRUMP

The White House

 

 

 

 

 

 

Presentacion de la obra en Chicago

El día 7 de octubre de 2019 se ha presentado en Chicago (EE.UU), para que figure entre sus fondos documentales, la obra “Don Cristóbal Colón, Almirante de Castilla”. Segunda Edición, en la HAROLD WASHINGTON LIBRARY CENTER. La presentación la hizo Sergio Sanz Forriol. Seguimos avanzando en ese gran país. Gracias, Sergio, por tu apoyo y trabajo.

 

El nombre de America

De nuevo es el Almirante quien nos da otra pista más para conocer el lugar de nacimiento del Descubridor, y es recogida por el padre Las Casas en su Historia de las Indias. Biblioteca de Autores Españoles. Año 1957,  (Capítulo CXXXIX, pág. 371), en el que nos relata que:

“… y llegó a las islas de Cabo Verde a 27 de junio; y vido la isla de la Trindad, martes 31 días de julio, y luego, miércoles, primero día de agosto, vido al Sur la tierra firme por la angostura de dos leguas, que hace con la isla de la Trinidad, que llamó la boca de la Sierpe, y a la tierra firme, creyendo que era isla, nombró la isla Sancta, y luego, el viernes siguiente, vido y descubrió a Paria, y llamóla isla de Gracia, por creer que también era isla.”

Vemos que, junto a la isla Trinidad, nombre con el que iniciaba sus escritos: “En nombre de la Santísima Trinidad…” asigna tres topónimos vinculados con su vida: boca de la Sierpe (recordemos  el enfrentamiento con una sierpe, a la que dio muerte y trajo a Castilla para que la vieran los reyes); Sancta y Gracia (topónimos del lugar de Santas Gracias, en Espinosa de Henares, del que nos dice Herrea Casado, Antonio, ( Crónica y Guía de la Provincia de Guadalajara. Diputación Provincial de Guadalajara.1983. pág 40):

“Sabido es que por este valle del Henares pasaba la calzada romana que desde Mérida se dirigía a Zaragoza, y según los cálculos descritos en los clásicos itinerarios romanos por la península Ibérica, esta zona del Henares por Espinosa corresponde a la población de Caesada. Es indudable la existencia de villas romanas y otras construcciones antiquísimas en el lugar denominado Santas Gracias, en la junta de los ríos (se refiere a los ríos Aliendre y Henares), pues allí se han encontrado numerosos y curiosos objetos arqueológicos de aquella época, estando necesitado el enclave de una investigación a fondo en este sentido”.

El padre Las Casas nos habla, en su ya comentada Historia de las Indias, de las injusticias que se cometieron con el Almirante por parte de quienes querían engañar diciendo que el descubridor del Nuevo Mundo fue Américo Vespucio, y, en uno de sus textos nos aclara qué nombre le puso Colón a las tierras descubiertas. Dice así:

“Desta falsedad o yerro de péndola o lo que haya sido, y de saber bien y por buen estilo relatar y parlar y encarecer Américo sus cosas y navegación, y callar el nombre de su capitán, que fue Hojeda, y no hacer más mención que de sí mismo y escribir a rey, han tomado los escriptores extranjeros ocasión de nombrar la nuestra tierra firme América, como si Américo solo, y no otro con él, y antes que todos, la hobiera descubierto. Parece, pues, cuánta injusticia se hizo, si de industria se le usurpó lo que era suyo, al Almirante don Cristóbal Colón, y con cuánta razón al Almirante don Cristóbal Colón (después de la bondad y providencia de Dios, que para esto le eligió), este descubrimiento y todo lo sucedido a ello se le debe, y cómo le pertenecía más a él, que se llamara la dicha tierra firme Columba, de Colón o Columbo que la descubrió, o la tierra Santa o de Gracia, que él mismo por nombre le puso, que no de Américo denominalla América” (las cursivas son nuestras).

De nuevo, el testimonio de cómo Cristóbal Colón deseaba que las tierras descubiertas llevasen el nombre de un topónimo próximo al lugar que le vio nacer.

Encuentran un escudo familiar en Santo Domingo

El periódico La Razón (España) publica en su edición dominical de fecha 22/09/2019, la noticia del hallazgo, en Santo Domingo, de un escudo familiar del Almirante Cristóbal Colón, en unas obras de canalización de agua datada en torno a los años veinte del siglo XVI. La obra había sido respaldada por la familia Colón, concretamente por su hijo Diego. Según el arqueólogo Ildefonso Ramírez, “esta es la primera referencia al escudo tradicional de los Colón”.

“El escudo, está compuesto por campo de oro, el azul y el rojo, banda de azur y jefe de gules”.  y se pregunta el autor del reportaje, Javier Ors, por la procedencia de ese emblema, no conocido en la familia Colón hasta ahora.

Nosotros tenemos la respuesta. Ricardo Sanz García, en sus tres obras publicadas, en las que estudia los orígenes del Almirante, ya observa que en el escudo del Almirante, cuartelado en cruz, y entado en punta, como quinta partición, se introducen las ramas del linaje, y nos dice el historiador Martínez Llorente, Félix (<<De Heráldica. El escudo de armas de Cristóbal Colón. Estudio de un acrecentamiento heráldico>>, Cuadernos de Ayala, 26 de abril 2006, págs. 9 a 26)  “para las que el privilegio regio reservaría el cuarto cuartel, aunque sin calificarlas como armas gentilicias y sí como aquellas que solíades tener, y de las que los monarcas, sorprendentemente no habían proporcionado descripción o blasonamiento alguno. Su descripción heráldica sería como sigue: de oro, banda de azur, jefe de gules”.

Estamos, pues, ante los mismos emblemas que figuran en el escudo concedido por los reyes al Almirante. Y esta banda de azur, corresponde a la Divisa de la Banda Real de Castilla, que ostentaban el abuelo de Colón, según la tesis de Ricardo Sanz García en sus tres obras, y por la madre del Almirante, doña Aldonza de Mendoza, que la presenta esculpida en uno de los laterales de su sepultura, y que se encuentra en la actualidad en el museo de Guadalajara.

En las imágenes, vemos el escudo encontrado en Santo Domingo, y las imágenes de los escudos de don Diego Hurtado de Mendoza y de su hija doña Aldonza de Mendoza, madre de Cristóbal Colón, según nuestro ensayo sobre el origen del Almirante, expuesto en el Capítulo IV.2. El escudo del Almirante, de la obra DON CRISTÓBAL COLÓN, ALMIRANTE DE CASTILLA. Entrelíneas Editores. Madrid, 2015, pág. 156 a 187. ISBN: 978-84-9802-585-9

Nueva entrega en Nueva York

El día 19 de septiembre de 2019, se hizo entrega del libro “Don Cristóbal Colón, Almirante de Castilla”. 2ª edición, en The New York Public Library, para que sea incluido en su fondo documental.

La entrega la hizo, personalmente , Sergio Sanz Forriol, en la imagen.

 

Presentacion de la obra en New York Times

El día 21 de junio de 2019, se presentó personalmente, y dirigido para el editor, en la sede del periódico The New York Times, en NuevaYork, un ejemplar de la segunda edición de la obra: DON CRISTÓBAL COLÓN, ALMIRANTE DE CASTILLA”. La prensa de Guadalajara y Castilla-La Mancha, recogió la noticia, dándole la importancia que el tema requiere , al publicarla en la Portada.

 

VISITA AL COLUMBUS PARK, EN BROOKLYN

Visitamos en Brooklyn el día 21 de junio de 2019, el Parque dedicado a Cristóbal Colón. Un espacio recoleto, muy ben cuidado, en el que el Almirante tiene delante de uno de los edificios de la Corte de Justicia de los EE.UU una estatua sobre un pedestal en forma de columna.

En un lado, y algo retirado, también se recuerda con un busto sobre columna al Senador Robert Kenedy, y en un gran monumento, se rinde homenaje a los hombres y mujeres que han muerto defendiendo los valores del pueblo americano. Fue una visita muy interesante.

VISITA A THE NEW YORK PUBLIC LIBRARY

El pasado día 21 de junio de 2019, visité la Biblioteca Pública de Nueva York, acordando el envío de un ejemplar del libro “DON CRISTÓBAL COLÓN, ALMIRANTE DE CASTILLA” para que forme parte de los fondos documentales de este importante centro de Cultura de los EE.UU.

Aquí se muestran imágenes de esta visita.

PRESENTACIÓN DE MI LIBRO EN THE NEW YORK TIMES. NUEVA YORK.

El día 20 de junio de 2019, viajé a Nueva York con el único propósito de entregar, previo acuerdo escrito, un ejemplar de mi libro “DON CRISTÓBAL COLÓN, ALMIRANTE DE CASTILLA”, en la redacción del periódico The New York Times. Regresé a Madrid el día 22, después de haber hecho la entrega para el Editor de este prestigioso periódico.

Aproveché también, el escaso tiempo que estuve en esta ciudad, para visitar el COLUMBUS PARK, en Brooklyn, y tomé unas imágenes que aporto en una nota aparte, y tuve tiempo también de visitar la Biblioteca municipal, uno de los centros de Cultura más importantes de EE.UU, que también documento en nota aparte.

Esperamos que, por parte del Editor del periódico, y de sus colaboradores, se le de la importancia que tiene el contenido de la tesis que defendemos, de un Colón noble, castellano, y comprometido con la corona de Castilla en el Descubrimiento de una ruta para llegar a las Indias por occidente, y unas islas y tierras nuevas que forman parte de un Continente tan importante como el Americano.

 

 

NUEVA CARTA ANUNCIANDO EL DESCUBRIMIENTO

LA CARTA DEL REY JUAN II A FERNANDO EL CATÓLICO, de fecha 4 de marzo de 1493.

En nuestro libro, “DON CRISTÓBAL COLÓN, ALMIRANTE DE CASTILLA”, afirmamos que el primer documento escrito del descubrimiento de América era una carta del duque de Medinaceli, Luis de la Cerda, al cardenal Mendoza, fechada en Cogolludo (Guadalajara), en día 19 de marzo de 1493.

Recientemente, el día 6 de junio de 2019, el periódico ABC daba la noticia del hallazgo de una carta del rey de Portugal, Juan II al rey Fernando el Católico, en la que le notificaba la llegada de Colón a Lisboa. Esta carta lleva fecha 4 de marzo de 1493 y, por lo tanto, es anterior a la de Cogolludo.

En el libro explicábamos la existencia de la carta fechada en Cogolludo el 19 de marzo de 1493, y hemos hecho una ampliación del texto para incorporar esta novedad.

Ahora el texto queda así:


Colón ha realizado su primer viaje de ida a las Indias descubriendo San Salvador y La Española… y regresa de camino a Castilla triunfal. Cuando los días 13 y 14 de febrero de 1493 ya ve las costas de Europa, la mar se agita, y el velamen de su carabela “La Niña” queda destrozado por una gran tempestad marina. El día catorce de febrero, ante la posibilidad de que su descubrimiento no sea conocido, escribe una carta a los reyes de Castilla y la echa al mar dentro de un barril, por si acaso no llega la tripulación a tierra con vida.

Pasada esta fuerte tempestad, les sorprende otra casi más importante frente a las costas de Portugal, el día cuatro de marzo, y han de refugiarse en Sintra, cerca de Lisboa.

Desde Lisboa, Cristóbal Colón envía tres cartas en las que describe todo lo que ha encontrado para asegurarse de que al menos una de ellas llegue sin novedad a su destino y no quede el descubrimiento sin ser conocido por el mundo: Una la dirige a Luis de Santangel, “maestre raçional” de los Reyes Católicos; otra a Gabriel Sánchez, tesorero de los reyes, y una tercera a don Luis de la Cerda, duque de Medinaceli. Esta última carta, desaparecida, no consta en ningún archivo, pero tenemos conocimiento de ella porque, a raíz de ser leída por el duque, éste envía otra al Cardenal Mendoza, en la que hace alusión a la escrita por Colón, dándole cuenta de que el Almirante ha vuelto de su viaje y ha descubierto todo lo que prometió (figura 2) . Este documento se encuentra en el Archivo Histórico de Simancas (Valladolid), y es considerado por muchos historiadores el primer documento escrito en el que se da cuenta del descubrimiento de América, pues está fechado en Cogolludo (Guadalajara), el día 19 de marzo de 1493, días antes de que recibieran los originales de Colón sus otros dos destinatarios.

Algunos autores solamente reconocen dos cartas ignorando la que envió al duque porque está desaparecida, y aunque sí conocen la que escribe el duque al cardenal Mendoza no dan cuenta de ella, y nos preguntamos ¿por qué conociendo la existencia de la misma se oculta? Creemos que no es por no querer darla a conocer, sino porque no le dan la importancia que tiene en la relación de Colón con el duque.

Afirmamos que la carta dirigida al duque de Medinaceli está perdida, porque el desembarco en Portugal tuvo lugar el día 4 de marzo de 1493 y la carta que el duque escribe al Cardenal Mendoza, como se puede ver, está fechada “en la mi villa de Cogolludo a 19 de marzo de 1493”.

El original de la misma es el siguiente:

Figura 2.- Carta del duque de Medinaceli al Cardenal Mendoza

Dice así:
Reverendísimo Señor. No sé si sabe Vuestra Señoría cómo yo tove en mi casa mucho tiempo a Cristóbal Colomo, que se venía de Portogal y se quería ir al Rey de Francia para que emprendiese de ir a buscar las Indias con su favor y ayuda; e yo lo quisiera provar y enbiar desde el Puerto, que tenía buen aparejo con tres o cuatro carabelas, que no me demandava más; pero como vi que hera esta empresa para la Reina, Nuestra Señora, escrevilo a Su Alteza desde Rota y respondióme que gelo enviase. Y yo gelo embié entonçes y supliqué a Su Alteza, pues yo no lo quise tentar y lo adereçava para su serviçio, que me mandase hazer merced y parte en ello, y que el cargo y descargo d’este negoçio fuese en el Puerto. Su Alteza lo reçibió y lo dio en cargo a Alonso de Quintanilla; el cual me escrivió de su parte que no tenía este negoçio por muy çierto, pero que, si se acertase, que Su Alteza me haría merced y daría parte en ello; y después de averle bien esaminado, acordó de enviarle a buscar las Indias. Puede aver ocho meses que partió y agora él es venido de buelta a Lisbona y ha hallado todo lo que buscava y muy complidamente, lo cual luego yo supe; y por facer saber tan buena nueva a Su Alteza, gelo escrivo con Xuares y le enbío a suplicar me haga merced que yo pueda enviar en cada año allá algunas caravelas mías. Suplico a Vuestra Señoría me quiera ayudar en ello e gelo suplique de mi parte, pues a mi cabsa y por yo detenerle en mi casa dos años y averle endereçado a su serviçio se ha hallado tan grande cosa como ésta; y porque de todo informará mas largo Xuares a Vuestra Señoría, suplícole le crea.
Guarde Nuestro Señor vuestra reverendísima persona como Vuestra Señoría desea.
De la mi villa de Cogolludo, a XIX de março (1493)
Las manos de Vuestra Señoría besamos. LUIS (DE LA CERDA)

A propósito de este documento, dice Carlos Sanz:

“El rigor no puede afirmarse por las palabras del Duque, que las noticias que tenía de la vuelta de Colón, las recibiera directamente de la famosa Carta, y así lo han manifestado algunos autores, y bien pudo haber recibido la información por otro conducto. Pero las alusiones son tan precisas como, por ejemplo: el tiempo de duración del viaje, el haber llegado a las Indias y la magnitud del Descubrimiento, que no es posibre rehusar una influencia del Mensaje colombino. De otra parte, ¿quién más interesado que el mismo Colón en informar a su antiguo protector el feliz resultado de la expedición? La Carta o las noticias del regreso de Colón han llegado al Duque directamente desde Lisboa, como lo declara implícitamente el escrito al Gran Cardenal, y se deduce su fecha, pues si el Almirante desembarcó el día 15 en Palos de Moguer, no era posible que recibieran sus mensajes en la Villa de Cogolludo, que está situada en el centro geográfico de España. La cosa cambia cuando se entiende enviada desde Lisboa el 4 de marzo”

La distancia entre Cogolludo y Lisboa, en línea recta, es de 573 km . Del cuatro al diecinueve de marzo es lo que tardaba un buen trotero en llevar una carta desde Lisboa al centro de la Península Ibérica, en este caso a Cogolludo (Guadalajara).

Tenemos referencia de lo que tardaba un correo entre Barcelona y Sevilla, y en ella nos apoyamos para afirmar que la carta enviada a Cogolludo es desde Lisboa.
En España, a finales del siglo XV,

“los correos tenían cierta regularidad, y así, de Barcelona a Sevilla por Lérida, Caspe, Zaragoza, Guadalajara, Alcalá, Toledo y Córdoba, o a la inversa, un correo ordinario tardaba doce días, y uno especial diez” ;

“La carta que la Reina Católica envió a Colón, fechada en Barcelona el 5 de septiembre de 1493, y que, según la referida indicación escrita con letra de la época, fué recibida a 18 de septiembre de 1493 en el Puerto de Santa María, o sea que invirtió trece días en salvar la distancia que media entre Barcelona y Puerto de Santa María”

La primera fecha de la que hay constancia de la Carta de Colón comunicando los descubrimientos de su primer viaje transatlántico, en un Libro de Actas Capitulares del Cabildo de Córdoba, es de fecha 22 de marzo de 1493, por lo que afirmamos que la carta del duque de Medinaceli al cardenal Mendoza, de fecha 19 de marzo de 1493, es el primer documento escrito que da la noticia del Descubrimiento de América.

En la carta que el duque envía al cardenal Mendoza le ruega que interceda ante sus altezas para que le dejen enviar por su cuenta unas carabelas cada año a aquellas tierras. Nadie se aventura a hacer tal petición si no conoce de antemano lo que allí va a encontrar y el rendimiento que piensa sacar y esto no lo puede el duque saber nada más que de primera mano por información directa de Colón. Hay en la carta del duque al Cardenal esta expresión “lo cual luego yo supe”; la palabra luego, deriva del latín “loco” y significa a la sazón, prontamente, sin dilación, al punto, enseguida; que nos indica que lo supo inmediatamente .

En la carta se afirma, por dos veces, que Cristóbal Colón ha convivido con el duque de Medinaceli en su casa durante dos años, y todo ello sin haber descubierto NADA.

Insistimos en lo importante que es la afirmación de que el duque lo ha tenido en su casa durante este tiempo. Algún historiador afirma que esto no es así y asegura que este tiempo que estuvo en su casa va desde el otoño de 1488 hasta la primavera de 1489, es decir, unos ocho o nueve meses. ¿A qué se debe esta tergiversación del documento original? , pues está claro que la carta dice que le tuvo en su casa mucho tiempo, y después aclara que fue durante dos años, y no unos meses, y es que es muy importante leer lo que dicen los textos originales, y no las interpretaciones que mejor convienen a las hipótesis del momento. Hasta aquí, la información existente hasta el año 2019.

Con fecha 16 de junio de 2019, se da cuenta en el periódico ABC, de Madrid, del hallazgo de otra carta, que hasta la fecha estaba desaparecida, en la que el rey de Portugal comunica al rey Fernando el Católico la llegada de Cristóbal Colón a Lisboa. Es sin duda una buena nueva para nosotros, pues, al llevar fecha 4 de marzo de 1493, anterior a la del duque de Medinaceli al Cardenal Mendoza, abrigamos la esperanza de que la que envió el Almirante al duque, a Cogolludo, tenga la misma fecha de salida de Lisboa, es decir, 4 de marzo, y se encuentre en alguno de los archivos privados de la nobleza, sin catalogar, lo que confirmaría que la primera noticia escrita del descubrimento no sería solo la carta del rey de Portugal, sino que, serían dos documentos de la misma fecha con la misma noticia, pero dirigida a dos destinatarios distintos: una al rey Fernando, y otra al duque de Medinaceli. A continuación, adjuntamos la noticia de ABC en internet, tal y como se dio a conocer.

“J.V.Periódico ABC. Actualizado 16.06. 2019
Encuentran la primera carta que informó del regreso de Colón tras descubrir América
El más antiguo documento sobre este hecho es hallado en el Archivo de la Nobleza, se trata de una misiva del Rey de Portugal a Fernando el Católico

Dorso de la Carta. – Archivo de la Nobleza

El documento más antiguo que informa sobre el regreso de Cristobal Colón tras descubrir América acaba de ser encontrado por el Archivo de la Nobleza, dependiente del ministerio de Cultura, en sus trabajos de tratamiento técnico y digitalización del Archivo de los condes de Villagonzalo.
«Nuestro muy alto, excelentísimo y poderoso principe Rey de Castilla, de Aragon de Sicilia, de Granada y nuestro muy amado principe hermano», se puede leer en portugués en el dorso de la carta fechada el 4 de marzo de 1493 y escrita por Juan II de Portugal a Fernando el Católico en donde se notifica por primera vez la gesta de Colón. Está escrita el mismo día que Colón arribó a Lisboa tras su aventura. «Sobre la venyda del almyrante de las Yndias», se lee en el dorso.
«El interés de este documento reside, especialmente, en lo temprano de su fecha, ya que podríamos estar ante el primer testimonio del regreso exitoso de Colón tras su aventura oceánica, al margen de sus cartas y diarios. La fortuita llegada a Lisboa del navegante concedía al monarca portugués la primicia del descubrimiento y daba lugar a una batalla diplomática entre la corte castellana y la portuguesa por el control de la expansión atlántica», explican desde el Archivo que también muestra que Juan II de Portugal iba a enviar a uno de sus embajadores, Rui de Sande.
En el dorso del documento, en la dirección de la carta, podemos ver el sello de armas del Rey de Portugal, que se conserva excepcionalmente bien, y la mancha de cierre en forma de semicírculo. Según ha podido saber ABC, desde esta institución tienen la intención mostrarlas al público a partir de la semana que viene en la exposición que tiene el Archivo de la Nobleza sobre la firma del Tratado de Tordesillas que se puede ver en Toledo.
Y es que en este proceso de descripción y tratamiento técnico del Archivo de los condes de Villagonzalo, que es propiedad privada pero que está custodiado por el Archivo de la Nobleza, se encontraron hace unos meses dos cartas oficiales de Juan II de Portugal fechadas el 4 de marzo, de la que hemos hablado, y otra del 25 de mayo de 1493, y que están relacionadas con el Tratado de Tordesillas. Son los primeros documentos concernientes a este viaje tras su salida de Palos de la Frontera el 3 de agosto de 1492.
El segundo documento también es una misiva de Juan II de Portugal a Fernando el Católico, esta vez fechada a 25 de mayo de 1493, y se trata de un testimonio de cómo el rey portugués aceptaba paralizar la salida de sus carabelas, que se habían empezado a preparar para «descubrir donde Cristóbal Colón». La carta del monarca constituye así el comienzo de las negociaciones que darían lugar al Tratado de Tordesillas, en tanto se iniciaban las conversaciones con el papa Alejandro en torno a las tierras descubiertas”

Atendiendo a las condiciones de convivencia en la sociedad de la época relatadas anteriormente, por las que ni siquiera se puede testificar en un juicio, solamente por el hecho de ser hijo de una pescadera o haber desempeñado oficios bajos como es el de calcetero… podemos afirmar que las relaciones del Descubridor con los reyes de España y Portugal no entran dentro de los cánones sociales de la época, porque, ¿no se encontraría en la misma situación que un cardador de lana, un vinatero o un marinero, como ya hemos comentado, que le impedirían acercarse a éstas personalidades, pues estos oficios son los que desempeñaba el Almirante según la hipótesis que lo sitúan nacido en Génova?

No quedamos satisfechos todavía con las noticias constatadas del movimiento y relaciones que desarrolla el Almirante con quienes ostentan los más altos cargos de la nobleza, y nos queda la duda de cómo es posible que Bartolomé Colon tenga acceso a la corte francesa.

Tenemos otro testimonio sin precedente, y entendemos que muy importante, en el que, una vez más, un Mendoza abre una puerta ante la realeza, en este caso francesa, para dar a conocer su proyecto de llegar a las Indias por una nueva ruta. Este es el del lazo de unión entre el Almirante y el rey de Francia, al que envía a su hermano Bartolomé para ofrecerle el proyecto de esta nueva ruta, ya que en Castilla no tenía apoyos. ¿No ha pensado nadie que en el espacio y tiempo en que esto sucede Bartolomé no tendría ninguna posibilidad ni de acercarse a la corte del monarca galo, siendo como era en aquella sociedad un desconocido y un “don nadie”? La relación de Colón con el rey francés la encontramos en otro Mendoza; se trata de don Lorenzo Suárez de Figueroa, hermano del Cardenal Mendoza, que estaba casado con Isabel de Villandrando, prima del monarca galo . Otro Mendoza, de nuevo, intercediendo para la causa y beneficio del Almirante.

¿Qué se deduce de todo esto? Cristóbal Colón es consciente del gran apoyo que le había prestado el duque de Medinaceli para poder realizar su empresa de las Indias y tiene el derecho por ello a ser uno de los primeros en conocer la noticia, de ahí que le envíe la carta que se encuentra en la actualidad perdida, y que confiamos que, al igual que la del rey de Portugal, aparezca en alguno de tantos archivos que están si catalogar todavía.

De todos estos hechos lo que está claro es el gran apoyo que la familia Mendoza y el duque de Medinaceli prestaban a Cristóbal Colón y la pregunta inmediata es: ¿será posible que toda la vida oculta del Almirante se haya desarrollado en la tierra de Guadalajara y que guarde una relación muy estrecha con esta familia Mendoza, que en aquel entonces tenía una cercanía a los reyes que les permitía controlar casi todo?

Lo primero que procede es estudiar la historia de Guadalajara en esos años.